martes, 24 de febrero de 2015

Nadie quiere organizar los Juegos Olímpicos

Los medios de comunicación se han hecho eco recientemente de la escasa competencia para albergar los juegos olímpicos de invierno de 2022. Solo la ciudad kazjasa de Almaty y Pekín aspiran a albergarlos. En común tienen que proceden de dos países con escasa calidad democrática y ese parece uno de los requisitos para poder albergar unos juegos olímpicos. Porque otras ciudades han mostrado interés pero el amplio rechazo popular ha hecho que desistieran. 

En la ciudad polaca de Kraków se realizó un referéndum los ciudadanos rechazaron seguir adelante con la candidatura. Los comités olímpicos de Suecia y Noruega tuvieron que desistir de su interés ante la oposición de sus gobiernos. Esto no es algo nuevo, el prestigioso The Economist ya mostró su oposición a que Londres albergara unos Juegos y en Chicago se creó una plataforma ciudadana contra la candidatura de la ciudad a las olimpiadas de 2016 llamada: “No games. Better hospitals, housing, schools and trains” (ver post “Chicago no quiere las olimpiadas a cualquier precio”).

Esto puede resultar chocante para el público español. Aquí tanto ciudadanía como políticos se han mostrado entusiastas con los Juegos Olímpicos, como fue el caso de los de Barcelona o la candidatura de Madrid. ¿Por qué esa disparidad? Probablemente por la escasa conciencia ciudadana que existe en España sobre el dinero público. Todos aprecian las ventajas de cualquier inversión pública sin reparar en el dinero empleado en ella, como si todos los millones empleados provinieran de un sitio diferente al de los bolsillos de los ciudadanos. Y esto no solo ocurre con los Juegos Olímpicos. ¿Se imaginan a un diputado asturiana oponiéndose a que el AVE llegara a su región? Pero eso ha ocurrido en Inglaterra. El diputado North Durham declaró que la llegada de la alta velocidad a su circunscripción era un malgasto del presupuesto público que sería mejor empleado en otras partidas.

Las olimpiadas son un negocio ruinoso. Excepto los casos “de estudio” de Los Ángeles y Seúl, las demás ediciones han incurrido en elevados déficits (ver post Auge y caída del negocio olímpico). Por esa razón tras esos dos juegos se incrementaron el número de ciudades que querían albergar unos Juegos Olímpicos pero en los últimos años se ha repetido el declive que el interés por este evento en los años 60 y 70 como se puede apreciar en el siguiente gráfico.

La principal causa son los elevados gastos en instalaciones deportivas que después de los juegos quedan infrautilizadas (ver post ¿Qué hacer con un Estadio Olímpico sin olimpiadas?) o incluso absolutamente abandonadas (ver post Imágenes del fracaso del legado olímpico). Los juegos de Londres de 2012 han superado el record de coste que hasta ahora ostentaba Barcelona.

Parte de lo ruinoso de los juegos viene explicado porque los costes de su organización siempre están infravalorados. Cuando una ciudad anuncia que va a albergar unos juegos, siempre dice que van a costar mucho menos de lo que realmente va a costar. En el gráfico siguiente se puede apreciar como todos los juegos olímpicos han costado mucho más de lo que habían anunciado. Barcelona organizó los juegos olímpicos con mayor sobrecoste de la historia reciente. 

Lo mismo ocurre con el impacto económico de albergar unos juegos. El gráfico a continuación muestra la previsión del impacto económico de los juegos de Sidney que antes de los juegos arrojaba importantes réditos comparado con un estudio sobre ese mismo impacto realizado después de haberse realizado las olimpiadas y con resultado diametralmente distinto.

Otro estudio comparó el incremento del PIB entre Madrid y Barcelona en los años 90 y encontró que el único sector en que tuvo un mayor desarrollo económico en la ciudad olímpica fue el de la construcción (ver post ¿Obtuvo ventajas Barcelona por albergar las olimpiadas frente a Madrid?). Algo comprensible si atendemos a los enormes sobrecostes que comentados anteriormente. 

Ni siquiera el sector turístico logra ninguna ventaja por albergar unos Juegos Olímpicos como defienden los aláteres del actual modelo. En el siguiente gráfico se ve como la ocupación hotelera en Londres fue muy similar a antes de albergar los juegos sin que se pueda  apreciar que los juegos olímpicos surtieran ningún efecto en su industria turística.

Lo mismo ocurrió en los juegos olímpicos de inverno de Lillehammer en 1994 como muestra el siguiente gráfico. Se produce un fuerte crecimiento el año de los juegos, pero ese efecto desaparece en los años posteriores.

Ese  mismo efecto se parecía en el siguiente gráfico con los ingresos por plaza hotelera de cinco ciudades olímpicas antes y después de organizar los juegos. Barcelona ya había experimentado crecimientos antes de organizar las olimpiadas y el año olímpico no supone ningún revulsivo para ninguna de las ciudades.
Aquí podéis escuchar mi intervención en el programa "Con la economía no se juega" de Onda Inversión: http://www.ivoox.com/juegos-olimpicos-son-agujero-negro-para-audios-mp3_rf_3642717_1.html

sábado, 3 de enero de 2015

Actualidad económico deportiva Segundo Semestre 2014


Esta vez con un poco de retraso, repasamos la actualidad económica deportiva a través de tweets publicados en Twitter y los enlaces de Facebook. Estas son las principales noticias de los pasados meses:
 
Y dado que cada vez la información está más basada en gráficos, he abierto una cuenta en Pinterest para poder repasar la actualidad:
 


lunes, 3 de noviembre de 2014

¿Cómo sería la ACB sin el dumping financiero del Real Madrid y el FC Barcelona?

En el fútbol muchas veces se ha denunciado el reparto de derechos de televisión como uno de los elementos que desequilibra la competición a favor de Real Madrid y FC Barcelona. Pero si la liga de fútbol está desequilibrada, en la de baloncesto las diferencias son siderales. La ACB tiene un fair financiero, pero al igual que el del fútbol español, su objetivo es evitar que los equipos asuman deudas impagables (ver post Requisitos económicos para competir en la LFP y en la ACB) y no evitar el dumping financiero como intenta el establecido por la UEFA (ver post Juego limpio financiero de la UEFA). Un dumping que en el comercio empresarial se denomina a la táctica de vender los productos por debajo de su coste con el objetivo de perjudicar a los competidores, justo lo que hacen los dos principales equipos españoles.

En el baloncesto español no hay magnates árabes, a pesar de alguna divertida campaña del Estudiantes, pero sí dos equipos que tienen un presupuesto mucho mayor que el resto. Y el motivo de que estos dos cuentan con un presupuesto mucho mayor reside en las transferencias que reciben de sus equipos de fútbol. Real Madrid y FC Barcelona tienen los dos mayores presupuestos de la ACB pero no son los equipos que más ingresos generan de la competición.

Los ingresos que obtuvo la sección de baloncesto del Real Madrid apenas suponen el 32% de su presupuesto total. En el caso del Barcelona el porcentaje es mucho menor, el 16%. O por decirlo de otra forma, los ingresos del fútbol cubren el 84% del presupuesto de la sección de baloncesto del FC Barcelona. Por cubrir, los ingresos de ambas secciones ni siquiera alcanzan para pagar los sueldos de la plantilla de sus equipos de baloncesto como se aprecia en el siguiente gráfico.

Para hacernos una idea de la distorsión la siguiente tabla nos muestra los presupuestos de la ACB con los presupuestos del Madrid y Barça con y sin dumping.

El equipo con mayor presupuesto pasaría  a ser el Unicaja. El Real Madrid estaría por debajo de los malagueños, el Valencia y el Baskonia. Si dependiera solo de los ingresos que generara, el FC Barcelona pasaría a contar con un presupuesto tres veces menor que el Unicaja y a la par que el Estudiantes en la mitad de la tabla. Los blaugranas contarían con presupuesto que no llegaría a duplicar al de los últimos equipos de la tabla: Guipuzcoa y Manresa.

El nivel de distorsión es de tal magnitud que en la actualidad el Real Madrid y FC Barcelona suponen el 40% del presupuesto de todos los equipos de la ACB. Si no recibieran fondos de sus equipos de fútbol, ambos equipos apenas supondrían el 14% de toda la liga.  

jueves, 30 de octubre de 2014

Comparativa de la deuda del Real Madrid y FC Barcelona sin las trampas de Florentino

Tras el primer clásico de la temporada, llega un clásico del blog: el post sobre el Real Madrid y el FC Barcelona. La novedad de este año es que el Real Madrid por fin ha abrazado la política de transparencia y ha publica su memoria económica completa de una manera sencilla en la web. Algo que el FC Barcelona lleva años realizando.

Florentino afirmó que la deuda del Real Madrid era de 72 millones de euros en la presentación de las cuentas en una rueda de prensa. El ridículo vino 15 días después cuando las cuentas completas fueron presentadas en la Asamblea de Socios y aparecieron informaciones de que la deuda total del club era mucho más: 602 millones de euros.

¿De dónde procedían los 72 millones que citaba Florentino? Probablemente mal aconsejado, el presidente del Real Madrid decidió sacarse de la chistera una cifra de deuda que pareciera reducida para la opinión pública. Para ello decidió referirse a la “deuda financiera neta”. Se trata de un concepto muy utilizado en el análisis financiero de grandes empresas. La definición más extendida es que se trata de una cifra que recoge todo el endeudamiento con coste de la empresa, fundamentalmente procedente de financiación bancaria y emisión de valores de renta fija como bonos, minorados por los activos financieros líquidos de la empresa.

Se trata de un dato que proporciona una información muy relevante para el caso de grandes empresas dado que el grueso de su deuda, y la que supone un coste, está recogida en el importe. El total de ese tipo de deuda se minora por los activos financieros líquidos (AFL) ya que se considera que en caso de ser necesario se puede destinar esos recursos a sufragar la deuda sin ningún problema. Nótese que no se incluye para minorar la deuda, los activos financieros a largo plazo porque se entiendo que al ser menos líquidos existe una incertidumbre sobre en cuánto se pueden materializar en el caso que se deban disponer antes de la fecha de su vencimiento.

Pero en los equipos de fútbol ese dato no es tan relevante porque las fuentes de financiación son muy diferentes al de otras empresas. En el fútbol, los equipos suelen pagar a plazos sus fichajes por lo que mantienen importantes saldos pendientes con otros equipos. En el caso del Real Madrid además se encuentra pagando a plazos diferentes obras en su inmovilizado material. Tal vez por eso, el Real Madrid decidió incluir esa deuda en su cálculo de de deuda financiera, a pesar de que en la mayoría de casos no tiene coste. Pero para rizar más el rizo, el club blanco usa ese dato “neteado”, es decir, minorado por los saldos que tiene pendiente de cobro por los jugadores vendidos a otros clubes.  Pero esos derechos de cobro no son líquidos, no se puede disponer de ese dinero en el corto plazo, y no suponen una minoración de la deuda del Real Madrid. Que los equipos a los que han vendido jugadores no paguen, no va a eximir al club banco de hacer frente a sus deudas. Por tanto, la cifra aportada por Florentino Pérez es artificial y sin ningún valor.

Si el objetivo de Florentino Pérez con ese dato de “pseudo-Deuda” neta es presentar una cifra que tranquilizara a los socios, provoca el efecto contrario. Si hiciéramos un cálculo equivalente de ese ratio para su eterno rival, FC Barcelona, obtendríamos que los blaugrana tienen un dato mucho mejor. La “pseudo-Deuda neta” del FC Barcelona es negativa, es decir, los catalanes no solo no deben sino que les deben. Esto es motivado porque los saldos que tiene pendiente de cobro por la venta de jugadores son mayores que  los que tienen los de Chamartin. En el siguiente cuadro aparecen los datos de ambos clubes.


El Pasivo en contabilidad recoge todas las deudas y compromisos de una empresa. No todo el Pasivo son obligaciones de pago porque también incluye periodificaciones o provisiones, aunque todo él debe tenerse en cuenta para minorar la valoración del activo de la empresa y conocer su valor neto.

En el siguiente cuadro se puede ver desglosado el Pasivo del Real Madrid y del  FC Barcelona. El Pasivo total del equipo blanco es mucho mayor que el del Barça. Podemos ver que la deuda bancaria es mayor la del Real Madrid que la del FC Barcelona. También es mayor la deuda con proveedores de inmovilizado. Por el contrario el resto de partidas del pasivo son más elevadas en el FC Barcelona que en el club blanco.


Como comentábamos antes, habitualmente las deudas empresariales se netean o minoran con los activos financieros líquidos que están disponibles para hacerse una idea mejor de los importes pendientes de pago. En ese caso la deuda neta financiera o bancaria del Real Madrid es negativa, es decir, el club tiene más dinero en el banco que lo que debe. No le ocurre así las Barça.

Si tenemos también en cuenta lo que los clubes deben a los equipos que compran sus jugadores y otros proveedores de inmovilizado, comprobamos que la mayor caja del Real Madrid  no le es suficiente para que su deuda neta sea inferior a la del FC Barcelona. El elevado importe de las deudas del Madrid por compra de jugadores y mejora del inmovilizado lo impide.

Si por último tenemos en cuenta el total del pasivo, su minoración por el importe de los activos financieros líquidos (AFL) hace que la diferencia entre las deudas del Real Madrid y Barça sea menor aunque siga arrojando un importe menor para el club catalán.

¿Es mucha la deuda del Real Madrid? Todas las empresas tienen deudas y son necesarias para una correcta gestión financiera. Solo cuando esas deudas resultan excesivas es cuando pueden poner en peligro la viabilidad de la compañía. La mejor forma de ver si la deuda es excesiva es poner en comparación con el tamaño de la empresa o con sus competidores.


El Real Madrid tiene un pasivo mayor que el FC Barcelona pero también tiene mayores ingresos. Mientras el pasivo menos Activos Financieros Líquidos (AFL) del Barça supone casi el 90% de sus ingresos, el del Real Madrid no llega al 80% de los suyos. Por tanto, el pasivo blaugrana supone una mayor tara que el del club blanco. Esa diferencia es mucho mayor si lo comparamos con el activo. Mientras el pasivo del equipo catalán supone casi el 90% de su activo, el pasivo del Real Madrid apenas supone la mitad de todos sus activos.

Podemos considerar que el activo del FC Barcelona puede estar minusvalorado dado que las normas contables obligan a valorar por el precio de adquisición, por ejemplo el valor contable de Messi (cuyo coste de adquisición fue muy bajo) es mucho más reducido que el James Rodríguez. Si nos atenemos a la valoración de mercado de la plantilla realizada por Transfermarkt, podemos comprobar que el ratio entre pasivo neto y dicho valor es muy parejo entre los dos equipos.

Por tanto, no se puede deducir que el Real Madrid tenga un endeudamiento desaforado. La próxima vez que Florentino quiera tranquilizar a los socios respecto a las deudas de su club, mejor que utilizase este tipo de comparaciones frente a datos cocinados ad-hoc que no pueden hacer otra cosa que inspirar desconfianza.

Posts anteriores sobre el Real Madrid y el FC Barcelona:

jueves, 11 de septiembre de 2014

Requisitos económicos para competir en la LFP y la ACB

Todos hemos escuchado la expresión, “no se puede ganar en los despachos lo que se pierde en el campo”. Pero en el deporte profesional existe una estrecha relación entre el gasto en que incurran los equipos y los resultados deportivos (ver post El fútbol es solo cosa de dinero y desde hace un siglo). Esto ha provocado que todos traten de gastar lo máximo posible... aunque sea dinero que no tengan por lo que generan deudas que no pueden afrontar. Para atajar esta adulteración de la competición en la que los equipos más responsables en su finanzas se ven perjudicados en sus resultados deportivos, se han ido estableciendo diferentes requisitos económicos a los equipos además de los deportivos para poder participar en las competiciones profesionales.

En los Estados Unidos las ligas profesionales son asociaciones cerradas en las que sus miembros acuerdan libremente los requisitos para poder participar. Esto provoca que puedan existir diferentes competiciones al máximo nivel para un mismo deporte (ver post Las otras ligas de Fútbol Americano) Esto no ocurre en España, donde la LFP y la ACB son la cúspide de todo el tejido deportivo de una disciplina. Esto provoca que su capacidad de imponer un “derecho de adminisión” pueda verse limitado por los tribunales en el caso que su normativa interna no este respaldada por una reglamentación legal como pasó en la estimación parcial del descenso del Real Murcia.

Repasaremos los principales requisitos económicos de los equipos de la liga en función de la normativa que lo origina:

1. Captación de capital (SAD) o presentación de Aval bancario (Clubes)*

En la liga española conviven equipos con dos formas jurídicas diferentes lo que en algunas ocasiones provoca agravios comparativos (ver post ¿Es justo que clubes y SAD compitan en la misma liga?). La mayoría de los participantes y todos los nuevos equipos ascendidos de categorías inferiores tienen la obligación de convertirse en Sociedades Anónimas Deportivas. Esto no solo supone un requisito juridicoadministrativo sino también económico, ya que obliga al equipo a tener que buscar accionistas que desembolsen el capital. Este requisito estuvo a punto de costarle la categoría al Eibar a pesar de contar con unas cuentas saneadas (ver post SD Eibar: lainjusticia de la ley de las SAD).

En el momento de la trasformación de los equipos de clubes a SAD se requerió captar una cuantía de dinero igual al 50 por 100 de la media de los gastos realizados en los tres últimos ejercicios más el saldo negativo que pudieran figurar en el patrimonio neto en las cuentas del último ejercicio. Para los equipos que posteriormente tuvieran que transformarse en SAD al ascender a competiciones profesionales, el requisito de capital consiste en el 25% de la media de los gastos incurridos por los equipos de la competición exluyendo los dos importes mayores y los dos impoportes menores.

A cuatro equipos no se les exigión convertirse en SAD y continuan con la forma jurídica de club deportivo (Real Madrid, FC Barcelona, Atlhetic de Bilbao y Osasuna). En este caso no hay requisito de captar capital pero sí de la obligación de que los administradores de los equipos tuvieran que presentar ante la LFP un aval por un importe mínimo del 15% del presupuesto de gastos para responder de posibles responsabilidades. Este requisito exige que los administradores de los equipos sean personas con un elevado patrimonio para poder prestar tal garantía. Hasta ahora apenas se han ejecutado esos avales aunque en estos momentos el FC Barcelona se encuentra en un proceso de exigir responsabilidades a la directiva de Laporta (ver post La due dilligence del FC Barcelona)


En sus inicios el requisito del aval era común a SAD y clubes y fue origen de uno de los episodios más rocambolescos del fútbol español cuando en el verano de 1995, Sevilla y Celta de Vigo no presentaron dichos avales en el plazo y no fueron inscritos en la LFP. Por ese motivo los descendidos Valladolid y Albacete fueron inscritos como equipos de Primera División. Se produjeron numerosas manifestaciones y presiones políticas que condujeron a la aceptación del Sevilla y Celta como equipos de primera tras presentar los avales fuera de plazo. La situación fue aún más bochornosa cuando se mantuvieron a Valladolid y Albacete en la máxima categoría con lo que no quedaba claro si la sanción a Sevilla y Celta había sido correcta o no.

2. Estar al corriente con las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social

En el ya derogado Real Decreto de 1995 se introdujo otro requisito económico para que los equipos puedan disputar las competiciones profesionales que se incorporaría a los estatutos de la LFP: estar al corriente con las obligaciones tributarias y Seguridad Social. Se trata de un requisito bastante frecuente en otras actividades y que hace que sean muchas las empresas que deban lograr los certificados de estar al corriente con la administración para poder lograr contatos públicos, cobrar subvenciones o ser subcontrado por grandes empresas.

Puede llamar la atención que este requisito date de hace 20 año cuando en los medios de comunicación están continuamente trasladando las elevadas deudas de los equipos de fútbol con Hacienda. Hay que recordar que se puede estar al corriente con Hacienda pero mantener una importante deuda con ella. Una parte de la deuda puede provenir de un mecánica contable, es necesario reconocer la deuda con Hacienda en el momento que se genera aunque falten mucho tiempo hasta que se abra el plazo para pagarla. Otra parte de dicha deuda puede provenir de negociaciones con Hacienda. Cuando una empresa no puede afrontar un determinado pago tributario puede acordar un aplazamiento con Hacienda quien marcará un calendario de pagos para liquidarla. Mientras se cumpla dicho calendario de pago aplazado se estará al corriente con Hacienda aunque se mantenga una importante deuda viva.

Este requisito coloca a los equipo en manos de Hacienda que pasará a determinar que equipos pueden participar o no en la liga en función de que emita o no el certificado de estar al corriente y acepte o no los calendarios de pago aplazados.

3. Estar al corriente en el pago de salarios a los jugadores

Los convenios colectivos firmados entre la LFP y el sindicato de jugadores AFE recogen una cláusula por la cual no se inscribirán en la competición aquellos equipos que mantengan saldos pendientes de pago con sus jugadores. Varios equipos han descendido por este motivo, entre ellos el Real Oviedo en 2003.

Esta obligación financiera no emana de ninguna disposición legal como las dos anteriores. Por esa razón no se ha podido aplicar a aquellos equipos en situación de concurso de acreedores ya que esa medida iría en contra de la legislación mercantil que regula los concursos, algo que ha enfurecido al sindicato de jugadores.

4. El coste salarial de un equipo sumado a los gastos no deportivos no puede superar los ingresos previstos.

Esta medida fue introducida en 2013 como un desarrollo del convenio acordado entre la LFP y el Consejo Superior de Deportes (ver post ¿Acabará con las deudas con Hacienda el protocolo firmado por el gobierno y los equipos de fútbol?) para evitar una nueva quiebra del fútbol español. Si consideramos que los gastos no deportivos suelen ser poco flexibles, la manera más rapida de evitar que un equipo incurra en pérdidas es impedirle que inscriba a aquellos jugadores cuyos salarios le harían incurrir en déficits.

De esta manera se permite a los equipos gastar en pagar a sus jugadores la diferencia entre sus ingresos y sus gastos no deportivos. Esto hace que aquellos equipos con mayores ingresos tengan mayor capacidad de pagar a su plantilla que aquellos menos pudientes. Esto hace que este límite salarial sea radicalmente diferente al imperante en los deportes americanos (ver post El tope salarial de la NBA) donde lo que se trata es que todos los equipos cuenten con similar potencial deportivo. El objetivo primordial en el caso español es evitar que los equipos tengan pérdidas económicas como ha venido ocurriendo hasta ahora a pesar de contar con unos ingresos con crecimientos constantes (ver post La década perdida del fútbol español)

5. El total de la deuda neta no deportiva de los equipos no puede superar 4,5 veces sus ingresos

Si la anterior medida trataba de impedir que los equipos incurrieran en pérdidas, esta trata de evitar que asuman deudas que sean incapaces de pagar y se vean abocados a entrar en concursos de acrederores. El ratio que se utiliza para evaluar si se cumple el requisito es el siguiente:
  • Total del Pasivo – Pasivo por Impuesto Diferido – Deudas con Entidades Deportivas – Tesorería / Cifra de Negocio
Este ratio no debe superar esta temporada el 4,5. Se trata de un múltiplo elevadísimo y muy poco exigente a la hora de limitar el endeudamiento de los equipos. Debemos tener en cuenta que para su cálculo no se computan todas las deudas. Además se considera la cifra de negocio, una medida que no refleja correctamente la capacidad de pagar la deuda dado que los equipos suelen tener un margen sobre ventas ridículamente bajos. Por tanto pueden facturar mucho y tener escasos beneficios. Aún así varios equipos pasaron dificultades para cumplirlo esta temporada. El objetivo de la LFP y la CSD es que ese ratio pase del 4,5 al 2,5 en 2022.

Un ratio complementario del anterior es aquel que fija un límite del 2,75 sobre el endeudamiento a corto plazo pero que es igual de escasamente ambicioso y se calcula:
  • Pasivo Corriente a c/p – Deudas con Entidades Deportivas – Tesorería / Cifra de Negocio
La exigencia del cumplimiento de estos ratios fue introducida el pasado mes de abril. El Real Murcia no los cumplió este verano pero logró que un juzgado los declarara inaplicable al no estar recogidos en ninguna disposición legal. Por el contrario, la imposibilidad del equipo murciano de estar al corriente con Hacienda fue declarado por el mismo juez como constitutivo de no inscripción en la LFP al contravenir el RD de las SAD de 1995.

El revuelo provocado por el descenso administrativo del Real Murcia refleja la extraordinaria
amplificación que todo lo que ocurre en el fútbol. A la máxima competición del baloncesto profesional, la ACB también son de aplicación la normativa derivada de la Ley del Deporte ya que también les obliga a participar como Sociedades Anónimas Deportivas. Pero además de estar al corriente con Hacienda y con sus plantillas, la ACB exige un canon de entrada de 3 millones de euros más el IVA correspondiente, 1,5 millones en concepto de aportación al Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos más el IVA (que serán devueltos en caso de que el equipo pierda la categoría) y el importe de la parte alícuota de su participación en el valor patrimonial de la ACB. En total, unos cinco millones de euros que deben desembolsarse en un pago único junto a la superación de una auditoría.

Estos duros requisitos del balonces español ha provocado que numerosos equipos se hayan visto impedidos de inscribirse en la ACB a pesar de cumplir los requisitos deportivos. Este año el Ford Burgos no disputará la ACB al no reunir las condiciones económicas a pesar de lograr el ascenso en la LEB Oro. Lo mismo le ocurrió en la temporada anterior cuando junto al Lucentum Alicante lograron el ascenso deportivo pero no cumplieron los requisitos económicos. En la temporada 2012/2013 el CB Estudiantes y el el CB Valladolid, que descendieron al ser los dos peores equipos de la temporada anterior, consiguieron mantenerse gracias a la renuncia a su plaza del Menorca Bàsquet y el CB Canarias por motivos económicos. Posteriormente, debido al peligro de quiebra económica, el CB Lucentum Alicante vendió su plaza a la ACB, quien se la asignó al CB Canarias, por lo que este último finalmente fue inscrito en la competición. Es decir, continuos cambios respecto a lo que hubieran determinado los resultados deportivos en la cancha.

Actualización: Sobre el tema he tenido oportunidad de charlar en el programa de Onda Inversión, "Con la economía no se juega". En este enlace podeis escuchar el programa en el que mi participación empieza después del primer cuarto de hora: http://www.ivoox.com/con-descenso-administrativo-del-murcia-no-se-audios-mp3_rf_3485177_1.html


 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...